La Reforma Laboral: Una Evaluación Precipitada

Una Evaluación precipitada de la reforma Laboral Es sabido que en 2012 el Gobierno Popular ha llevado a cabo un programa de reformas relevantes, que daban continuidad a otra ola de reformas ya acometida por el último gobierno socialista en 2010 y 2011.

Las reformas estructurales e institucionales eran necesarias, pero se han mezclado con meras políticas de recorte (a veces indiscriminadas y con objetivos a corto plazo) o se han mezclado también con reformas de perfiles ideológicos sin coherencia con las reformas institucionales necesarias (todo ello se puede constatar en las reformas en las políticas activas de empleo y del mercado de trabajo).

En este ambiente de precipitación de reformas se impone hacer un balance, aunque sea provisional, como ha exigido recientemente la Comisión Europea. Un primer balance oficial lo tenemos en el Informe de Evaluación del impacto de la reforma Laboral elaborado por el Ministerio de Empleo en agosto de 2013.

El Informe parte de la constatación de ciertos problemas en nuestro  mercado de trabajo:  la dificultad para la adopción de medidas de flexibilidad interna alternativas al despido, la segmentación del mercado de trabajo, los problemas de empleabilidad en nuestro mercado de trabajo, etc. El informe aporta información de ciertos indicadores para sostener que la reforma ha puesto en marcha los cambios de funcionamiento del mercado de trabajo que responden a sus objetivos básicos planteados con las reformas de 2012 y 2013.

Algunas conclusiones son:

  • La reforma ha conseguido frenar la destrucción de empleo en un contexto de recesión económica.
  • Ha fomentado la contratación indefinida, con especial hincapié en promover la contratación por PYMES y de jóvenes., facilitando la creación de empleo estable y de calidad cuando se den las oportunas condiciones de crecimiento.
  • Ha establecido un mejor equilibrio entre la flexibilidad interna y la externa como alternativa a la destrucción de empleo y entre la regulación de la contratación indefinida y la temporal como elemento vinculado a la reducción de la dualidad laboral.
  • Ha fomentado la empleabilidad de los trabajadores, acercándose al objetivo de contar con un marco de flexiseguridad, entendido como  el que garantiza tanto la flexibilidad de las empresas en la gestión de los recursos humanos como la seguridad de los trabajadores en el empleo.

Lo cierto es que algunas de estas conclusiones no parecen suficientemente contrastadas con las estadísticas, por ejemplo la consideración de que en ausencia de reforma laboral se habría destruido más empleo o que se está potenciando un mayor dinamismo y calidad en el empleo. Por otra parte, la afirmación de que se incrementan las medidas de flexibilidad interna en las empresas como alternativa a los despidos no parece apoyada en estadísticas sólidas. Lo que se constata a través de las estadísticas es que las reformas han facilitado un fuerte ajuste del empleo (por la vía de los despidos) y de los costes laborales (por la vía de la reducción de salarios).

Finalmente, la afirmación de que se avanza en políticas de flexiseguridad parece en contradicción con unas estadísticas que ponen de manifiesto que no se avanza en la reducción del empleo precario y la segmentación del mercado de trabajo. Además los importantes objetivos que se plantean de cara a la empleabilidad de los trabajadores contrasta con la realidad de políticas que no avanzan sustancialmente en la inversión en formación ni en políticas activas de empleo.

Federico Navarro Nieto

Catedrático de Universidad de Derecho del Trabajo y Seguridad Social

Photo Credits: Fisconlab y JVS

 

Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: