LA SENDA DE LA RECUPERACIÓN …

MasterEmpleo.lasendadelarecuperacion

¿»BROTES VERDES», MEJORAS ESTADÍSTICAS? QUÉ HAY DETRÁS DE ESO QUE LLAMAN LA SENDA DE LA RECUPERACIÓN EN ESPAÑA

Nos encontramos desde hace un tiempo en una especie de euforia porque la bolsa sube y la prima de riesgo baja y la salida de la crisis nos dicen está cerca… el problema de esta senda de la recuperación lo encontramos cuando salimos de la esfera puramente económica y entramos en el tan olvidado ámbito social.

El trabajo es el principal factor de inclusión social, a la vez que el eje vertebrador de nuestro estado del bienestar (del welfare state al workfare state); el problema lo encontramos cuando la senda de la recuperación y la consecución de las tan ansiadas competitividad y productividad y la devaluación interna se hace vía salarios, lo que propicia una importante caída del consumo y sobre todo una devaluación social, a lo que hay que unir que la crisis económica que desde el segundo trimestre de 2008 afecta al mercado laboral de manera importante, se intenta solucionar mediante la configuración de un mercado laboral precario y flexible sin notas de seguridad y donde el derecho al trabajo y sus instituciones de desvirtúan y se atacan constantemente, acabando con su finalidad inicial, que no es otra que paliar las desigualdades económicas y sociales inherentes a la relación laboral.

A la escasez de empleo en España se une ahora una doble temporalidad: excesivos contratos temporales, nota clásica del mercado laboral español desde hace unos años, y además a tiempo parcial, lo que genera que el trabajo como método de inclusión social y medio de vida, se cuestione, más cuando recientemente hemos conocido que trabajar no tiene por qué ser sinónimo de evasión del riesgo de pobreza, situación que ayuda a profundizar en un fenómeno como es el miedo al ámbito del trabajo en dos colectivos: por un lado, los trabajadores, porque si lo pierden se encuentran con prestaciones reducidas y la incertidumbre de la vuelta al mercado laboral ya que las políticas activas de empleo nunca han sido una prioridad y porque la dinámica económica hace difícil la creación de empleo. Y por otro lado, los desempleados, con o sin prestación, su situación es complicada, sin mecanismos de mejora o reciclaje formativo, sin perspectivas laborales a corto plazo y con un tejido empresarial y un mercado laboral que apuesta por jugar con salarios bajos debido al gran número de demandantes de empleo; en este colectivo además, existen unos fenómenos tan recientes como preocupantes, la inactividad ligada al efecto desánimo y la caída de población activa en relación a la emigración, que supone un derroche de capital humano y de recursos productivos que pese a que mejoren las estadísticas del paro, no son precisamente un fenómeno positivo ni dibujan la senda de la recuperación adecuada.

En definitiva, nos encontramos con una situación que dista del empleo estable y de calidad y de políticas que tengan el objetivo del pleno empleo; el ámbito social y del trabajo están sufriendo los efectos de la crisis y se les obvia y evita, pese a que la recuperación pasa inexorablemente por ellos. Seguir fomentando una recuperación económica basada en una precarización del mercado laboral y un deterioro paulatino del derecho del trabajo genera desigualdad y pobreza y nos aleja del desarrollo económico y de la cohesión social.

Francisco Manuel Colmenero Morales

(Alumno del Máster en Políticas Territoriales de Empleo 2013-2014)

 

Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: