PARO EN ESPAÑA: DATOS NOVIEMBRE 2013

MASTER_EMPLEO.paro noviembre 2013. EL Mundo. www.elmundo.eseconomia20131203529d8d6b0ab740d2318b4571.html

El paro registrado baja en noviembre, pero…

Hoy aparecen publicados los datos de paro y (des)empleo del SEPE correspondientes al mes de noviembre de 2013, y la práctica totalidad de los medios se hacen eco de ello, destacando de manera generalizada que «El paro baja en noviembre por primera vez desde que hay datos» (El Mundo).

Sin duda es un dato positivo y de alguna forma esperanzador. Sin embargo, creemos que es precisa una lectura atenta de los datos ofrecidos por el SEPE, para no caer en errores de apreciación, particularmente si con ello se pretende evaluar la reforma laboral de 2012 (como parece hacer la Ministra, Fátima Báñez) Ciertamente, habría que tomar tales datos con cierta cautela, ya que:

  • El descenso se debe esencialmente al incremento de la contratación temporal (+5,27% respecto a 2012 y + 9’12% respecto al mes de octubre); y lo que es más preocupante, en lo que va de año los contratos indefinidos caen de manera muy acuciada respecto a las cifras de 2012 (-22,46%). En este sentido, no podemos perder de vista que la reforma de 2012 pretendía precisamente reducir la dualidad del mercado, algo que desde luego no se consigue.
  • Como se extraía de los datos EPA del Tercer trimestre, hay que tener en cuenta que la creación de empleo se produce sobre todo en grupos de población especialmente castigados por el paro (trabajadores maduros y jóvenes menores de 25 años -aunque para estos últimos aumenta ligeramente el paro en noviembre-) y que acceden a través de modalidades menos estables y/o con peores condiciones de trabajo (a modo de ejemplo, y si bien en noviembre descienden los contratos formativos, en el general del año en cifras relativas suponen respecto a 2012 un + 60% -sobre todo formación y aprendizaje); y frente a ello, el paro aumenta en aquella franja de edad que se relaciona con mejores condiciones/mayor estabilidad (30-34 años). En definitiva, se nos plantea la pregunta de si estamos no tanto creando empleo cuanto cambiando la estructura del mismo y provocando un cierto efecto sustitución; algo que se supone no conllevaría aquella reforma de 2012.
  • La caída del paro puede estar fuertemente condicionada por el incremento del trabajo autónomo (como también se extrae de los datos de afiliación a la Seguridad Social, cuya disminución no ha sido mayor en noviembre gracias precisamente al incremento en el Régimen de Autónomos), que por primera vez desde diciembre de 2008 registra avances interanuales. En este aspecto, y como hemos señalado en otro lugar (en concreto, respecto a los jóvenes), quizás haya que esperar a ver si el tipo de «emprendimiento» que las medidas estatales está promoviendo tiene realmente un recorrido más allá del corto plazo.
  • Desde una perspectiva de género, y respecto a los datos del mes anterior, se incrementa (aunque muy levemente) el desempleo femenino, a diferencia del masculino, que disminuye. Este dato confirma la tendencia del presente año en comparación con 2012, al apreciarse una disminución del desempleo muy superior en datos porcentuales de los hombres (-3’6%) respecto de las mujeres (-0’48%).

Finalmente, respecto a la caída en la cifra total, creemos que no debe pasar por alto que partimos de unos datos de desempleo que difícilmente pueden seguir aumentando, de modo que nada extraña que haya caídas en el mismo, incluso en meses en los que no ocurría (pasó en  agosto y pasa ahora en noviembre, si bien siempre con cifras mínimas). Igualmente, el dato de noviembre debe ponerse en relación con los datos sobre disminución de las personas protegidas con prestación de desempleo (y en general con la pérdida de afiliación de noviembre), ya que en anteriores ocasiones se ha constatado la tendencia de no mantener la inscripción en como demandante de empleo por parte de quienes ya no las perciben (particularmente si apreciamos las cifras de paro estructural, más afectados por el efecto desánimo) , lo que unido a la tendencia constatada de caída permanente de la población activa, debe llevarnos, como decimos, a tomar con cierta prudencia los datos.

Antonio Costa Reyes

Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: