Política de Empleo. Definición

La política de empleo es el conjunto de actuaciones que toman los poderes públicos con el objetivo de alcanzar el pleno empleo o, al  menos, corregir los principales desequilibrios del mercado de trabajo.

Es evidente que en una situación como la actual, la política de empleo está totalmente sobrepasada por la elevada tasa de desempleo que tiene nuestro país; de ahí que la política actual tenga un carácter “defensivo” centrada en corregir los desequilibrios más evidentes del mercado de trabajo.

Análisis del mercado de trabajo españolEl punto de partida de este Máster es el análisis del mercado de trabajo españolel desequilibrio generado por el desempleo masivo, su concreción en ciertos colectivos, las dificultades de acceso al empleo de ciertos grupos como los jóvenes sin experiencia, las mujeres, los mayores de 50 años y los discapacitados, son los fenómenos más relevantes de nuestro mercado de trabajo.

Este análisis sirve para comprender mejor las decisiones que se han adoptado dentro de la política de empleo de nuestro país.

Si bien es tradicional la distinción entre políticas activas y pasivas, en la actualidad la frontera entre ambos mecanismos es más difuminada, sobre todo por el hecho de que el legislador ha dispuesto que las políticas pasivas (el acceso a rentas económicas públicas por parte de los desempleados), sirva a los fines de las políticas activas.

Se busca así incentivar que los desempleados retornen lo antes posible al mercado de trabajo, o se utilizan las prestaciones por desempleo de manera capitalizada (abonándose en su totalidad) para permitir que los desempleados pasen a la condición de trabajadores autónomos.

Otro elemento a tener en cuenta en esta tendencia, es la vinculación de ciertas prestaciones por desempleo con el requisito de participar en actividades que mejoren la empleabilidad u ocupabilidad de los desempleados.

Políticas del mercado de trabajo

En cuanto al contenido tradicional de la política de empleo, analizaremos cuestiones de enorme interés:

– El fomento del empleo, con sus distintas perspectivas de actuación (fomento general o específico de sólo ciertos colectivos, fomento de la contratación indefinida frente al fomento temporal, o cuáles si los mecanismos son financieros o no financieros).

– La edad como instrumento para actuar en el mercado de trabajo (con especial atención a la utilización de la edad de jubilación).

– La nacionalidad (la evolución de la inmigración y del más reciente fenómeno de emigración).

– El reparto de empleo (en especial la reducción de la jornada).

La formación como uno de los instrumentos esenciales para incrementar la empleabilidad.

– Y finalmente la intermediación (pública o privada).

Juan Gorelli Hernández

Doctor en Derecho por la Universidad de Sevilla

Photo Credits: Ethic.es y 3.bp.blogspot

 

 

 

Si te gustó este artículo, suscríbete a nuestro boletín

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: